La SBT Responde

¿Qué diferencia hay entre La Biblia de las Américas y la Biblia Reina Valera?

 

Por el equipo de Sociedad Bíblica Trinitaria en español  

¿Qué diferencia hay entre La Biblia de las Américas y la Biblia Reina Valera? Esta es una pregunta muy frecuente que hacen nuestros lectores a través de nuestro sitio web tanto como por las redes sociales. Por lo general lo hacen comparándolo con la revisión de la Reina Valera de 1960. En este escrito vamos a hacer un análisis objetivo de La Biblia de las Américas, pero comparándola con la Reina Valera Antigua (1909) y la nueva revisión que está llevando a cabo la Sociedad en el aspecto textual y gramatical. Le recordamos al lector que la Reina Valera de 1960 es una revisión de las Sociedades Bíblicas Unidas, y no tiene nada que ver con la Sociedad Bíblica Trinitaria, que tiene otros principios de traducción tanto como otros criterios acerca del uso de fuentes textuales. Hemos visto varios artículos en Internet que comparan La Biblia de Américas con la Reina Valera de 1960, pero no se tiene en cuenta que gran parte del público hispanohablante usa todavía la Reina Valera 1909, y que esta versión tiene otras características respecto a la de 1960. También mencionaremos algunas particularidades de nuestra revisión actual (Reina Valera SBT) para comparar algunas diferencias con respecto a La Biblia de las Américas.

 Bajar archivo PDF

Aspectos comunes entre La Biblia de las Américas y la Reina Valera

Uno de los principales aspectos que compartimos es la forma de traducir por “Equivalencia Formal”. A diferencia de las versiones más modernas (Nueva Versión Internacional, Nueva Traducción Viviente, Biblia en Lenguaje Sencillo etc.), La Biblia de las Américas es conservadora en su forma de traducir; es decir que es como la Reina Valera en muchos aspectos, aunque no tan literal como ella. Otra de las cosas que se comparte con los principios originales de las Biblias de la Reforma es el uso de las letras itálicas[i] o cursivas. Las letras cursivas fueron abandonadas en la revisión de la Reina Valera de 1960 (y la gente se acostumbró a su ausencia), pero el público que continuó utilizando la Biblia Reina Valera de 1909 conoce muy bien esta característica que da trasparencia a la traducción. Algunas personas ven el uso de las letras cursivas en La Biblia de las Américas como si fuera como un avance novedoso en la fidelidad textual, pero esta fue desde siempre la característica de las traducciones antiguas. Por supuesto, miramos con agrado que La Biblia de las Américas utilice letras itálicas; solamente destacamos que esto no es una innovación, sino el criterio que se tuvo históricamente en la traducción bíblica, pero que fue abandonado por las Sociedades Bíblicas Unidas en sus múltiples versiones. En la nueva revisión de la Reina Valera de la Sociedad Bíblica Trinitaria hay un análisis exhaustivo de las cursivas; por eso se encontrarán más letras cursivas que en Biblia de las Américas, ya que hay un seguimiento más de cerca de cada palabra en la traducción por equivalencia formal.

Ejemplo de cursivas o itálicas

La Biblia de la Américas, en su traducción en Génesis 3:6, debería incluir un verbo en cursiva: “que estaba con ella”, puesto que la expresión hebrea sólo tiene una preposición y el pronombre. Pero tiene todo el párrafo en letra normal con lo que demuestra que el criterio utilizado no guarda una consistencia mayor que las Biblias antiguas.

Antiguo Testamento

Respecto al texto del Antiguo Testamento, La Biblia de las Américas comparte en común con la Reina Valera que toma del texto hebreo masorético[ii]. Quizá no use respecto a la Sociedad Bíblica Trinitaria la misma edición del Texto Masorético, pero en líneas generales se conserva esta fuente, a diferencia de otras versiones de la Biblia donde también toman para el Antiguo Testamento de la versión griega Septuaginta (LXX), como por ejemplo La Biblia Textual.


Diferencias entre La Biblia de las Américas y la Reina Valera  (revisión de la SBT)

La principal diferencia se encuentra en la base textual empleada para el Nuevo Testamento. La Biblia Reina Valera utiliza las ediciones del texto griego proveniente de la Reforma Protestante, conocido como el Textus Receptus (otros sinónimos: Texto Recibido, Texto de la Reforma, Texto Mayoritario. Texto Tradicional). Pero La Biblia de las Américas toma, según la información de Lockman Foundation[iii], de la edición número 26 de Nestlé-Aland, que es una edición proveniente del Texto Crítico cuya fuente principal es el trabajo de Westcott y Hort[iv] del siglo XIX. Ahora, si bien la sociedad detrás de La Biblia de las Américas no menciona expresamente al Texto Recibido como fuente de consulta, vamos a ver que en muchos casos toma “varias palabras y frases prestadas“ provenientes de dicho texto.

Un ejemplo:
Juan 3:13
“Nadie ha subido al cielo, sino el que bajó del cielo, es decir, el Hijo del Hombre que está en el cielo”.
*La frase “que está en el cielo” (en griego: ὁ ὢν ἐν τῷ οὐρανῷ.) no está en la edición de Nestlé-Aland 26 pero sí en las ediciones del Texto Recibido.

Otro ejemplo:
Hechos 8:37
“Y Felipe dijo: Si crees con todo tu corazón, puedes. Respondió él y dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios”.
*El versículo entero se omite en el Texto Crítico de Nestlé Aland.

¿Por qué la Lockman Foundation no menciona abiertamente que utilizaron el Texto Recibido en ciertas ocasiones? No lo sabemos. ¿Quizá la escuela de la crítica textual ha puesto en la mente de muchas personas que el Texto Recibido es una especie de texto absurdo, que no se convendría mencionar por miedo a ser considerado “menos académico”? Sin embargo, este texto tan despreciado por algunos fue la base de traducción del Nuevo Testamento para la Biblias de la Reforma del siglo XVI en todos sus idiomas, las misiones mundiales del siglo XIX con William Carey, y el texto defendido históricamente por el protestantismo, siendo uno de sus mayores exponentes John Owen. Owen escribió un libro[v] sobre la defensa del “Texto Tradicional” (Textus Receptus), alegando que Roma siempre quiso imponer sus textos (por ejemplo el Códice Váticano) para socavar la base de la Reforma. El Texto Crítico de Westcott y Hort, justamente una de sus bases textuales, es el Códice Vaticano (lo que Owen temía) y es utilizado hoy en la ediciones griegas de Nestlé-Aland, a la cual se acoplan las versiones modernas incluyendo La Biblias de las Américas.

La Biblia de las Américas y el Texto Crítico

Frases omitidas
Muchos lectores que no han sido advertidos apropiadamente podrían pensar que en La Biblia de las Américas se encuentran los mismos versículos que en la Reina Valera. Vamos a comparar algunos versículos conocidos de los Evangelios. Las frases subrayadas en la Reina Valera son las omisiones en La Biblia de las Américas.

Mateo 5:44
LBLA[vi]     “Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen,”
RV SBT “Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;”

Mateo 27:35
LBLA     “Y habiéndole crucificado, se repartieron sus vestidos, echando suertes;”
RV SBT[vii]   “Y después que lo hubieron crucificado, repartieron sus vestidos, echando suertes, para que se cumpliera lo que fue dicho por el profeta: Repartieron entre sí mis vestidos, y sobre mi ropa echaron suertes”.

Marcos 6:11
LBLA   “Y en cualquier lugar que no os reciban ni os escuchen, al salir de allí, sacudid el polvo de la planta de vuestros pies en testimonio contra ellos”.
RV SBT   “Y todos aquellos que no os recibieren ni os oyeren, saliendo de allí, sacudid el polvo que está debajo de vuestros pies, para testimonio a ellos. De cierto os digo que más tolerable será el castigo a los de Sodoma y Gomorra en el día del juicio, que a los de aquella ciudad”.

Marcos 7:8
LBLA       “Dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres”.
RV SBT   “Porque dejando el mandamiento de Dios, mantenéis la tradición de los hombres: los lavamientos de los jarros y de las copas; y hacéis muchas otras cosas semejantes”.

Lucas 11:2
LBLA     “Y El les dijo: Cuando oréis, decid: “Padre, santificado sea tu nombre. Venga tu reino”.
RV SBT “Y les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra”.

Lucas 23:38  
LBLA       “Había también una inscripción sobre El, que decía: ESTE ES EL REY DE LOS JUDIOS”.
RV SBT “Y había también sobre él una inscripción escrita con letras griegas, y latinas, y hebraicas: ESTE ES EL REY DE LOS JUDÍOS”.

Juan 6:47
LBLA “En verdad, en verdad os digo: el que cree, tiene vida eterna”.
RV SBT “De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna”.

Juan 8:59
LBLA     “Entonces tomaron piedras para tirárselas, pero Jesús se ocultó y salió del templo”.
RV SBT “Tomaron entonces piedras para tirárselas; mas Jesús se ocultó, y salió del templo atravesando por en medio de ellos, y así se fue”.

Nota: La Biblia de las Américas hace muchas aclaraciones a pie de página acerca de los manuscritos, pero sólo refiriéndose a estos como “los más antiguos”, “muchos manuscritos”, “algunos manuscritos”, no dando precisión al lector común de qué familia de manuscritos se tratan (alejandrino o bizantinos).

Algunos textos cambiados en La Biblias de las Américas

Hechos 2:47
LBLA     “Y el Señor añadía cada día al número de ellos los que iban siendo salvos.”
RV SBT “Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.”

*Hay dos variaciones en este conocido texto. En primer lugar, la LBLA sigue la variante del Texto Crítico que omite “iglesia”. En segundo lugar, si bien es una opción de traducir el verbo en pasivo con “los que iban siendo salvos” no es lo mismo que decir “los que habían de ser salvos”, lo cual denota un escogimiento previo de los creyentes que serían añadidos a la iglesia.

Dice el comentarista Matthew Henry[viii] en este versículo:
Los que Dios ha designado para la salvación eterna, serán eficazmente llevados a Cristo hasta que la tierra sea llena del conocimiento de su gloria.”
Obviamente en La Biblia de las Américas el comentario de Matthew Henry no tiene ninguna aplicación.

1 Corintios 10:9
LBLA: “Ni provoquemos al Señor, como algunos de ellos le provocaron, y fueron destruidos por las serpientes.”
RV SBT: “Ni tentemos a Cristo, como también algunos de ellos lo tentaron, y perecieron por las serpientes.”

*Al cambiar “Cristo” por “Señor”, no se puede demostrar que este pasaje hace una conexión entre Cristo y el Dios del Antiguo Testamento. Cuando los israelitas tentaron a Dios, tentaron a Cristo. La Biblia de las Américas sigue la variante crítica “kurion” en vez de “Jriston” (Texto Recibido). Por eso el famoso comentarista Charles Hodge[ix] dice respecto a este pasaje:
Cristo es por lo tanto Dios (… ) los corintios son advertidos de no tentar a Cristo con la impaciencia y el descontento como lo hicieron los israelitas …”

1 Timoteo 3:16
LBLA : “E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: El fue manifestado en la carne…”
RV SBT “Y sin contradicción, grande es el misterio de la piedad: Dios ha sido manifestado en carne…”

*La variante del Texto Crítico seguido por La Biblia de las Américas causa una ambivalencia. El pronombre “él” puede ser referido a Jesucristo tanto como a Dios. Decir que Jesucristo fue manifestado en carne es correcto, pero mayor significado tiene decir que “Dios fue manifestado en carne”.

Como dice el comentario de Juan Calvino[x]:
“Examinemos ahora las diferentes cláusulas en su orden. Pablo no pudo haber hablado más apropiadamente sobre la persona de Cristo que con estas palabras: “Dios fue manifestado en carne.” Primero, tenemos aquí un testimonio claro de ambas naturalezas; porque declara al mismo tiempo que Cristo es verdadero Dios y verdadero hombre. Segundo, Pablo señala la distinción entre las dos naturalezas cuando, por una parte, lo llama Dios, y, por la otra, expresa su “manifestación en la carne”.

Otras diferencias respecto a la Biblia Reina Valera

No usa el nombre Jehová

La Biblia en español Reina Valera, a diferencia de las versiones en inglés, menciona explícitamente el tetragramatón hebreo bajo el nombre Jehová. Si bien sabemos que esta palabra es una convención adoptada desde el tiempo de la Reforma (y no sabemos cómo se pronunciaba la Palabra), no obstante es una característica histórica que adoptó el pueblo hispanohablante. La Biblia de las Américas traduce “SEÑOR” (todo en mayúscula) las veces que aparece el tetragramatón (así lo aclara la Lockman Foundation).

Diferencias ortográficas y de uso de las normas del español actual

Algunas cosas han cambiado en el tiempo en la Real Academia Española. Por supuesto, lo que mencionamos a continuación no son errores de la Biblia de las Américas, sino que mencionamos que algunas cosas en ella ya quedaron desactualizadas.
(Lo que nombramos a continuación es tenido en cuenta en la nueva revisión de la Reina Valera de la Sociedad Bíblica Trinitaria).

1- Acentuación de mayúsculas: La Biblia de las Américas no acentúa las letras mayúsculas (ejemplo: Éfeso – Hechos. 18:19) que es normativo actualmente.

2- Leísmo: Conserva el fenómeno llamado “leísmo”[1] donde se utiliza el pronombre “le-les” en casos de objetos directo donde debería utilizarse “lo-los-la-las”. Ej: Marcos 5:24: “una gran multitud le seguía y le oprimía”. Debería ser: “una gran multitud lo seguía y lo oprimía”. (Este problema también lo tiene la Reina Valera de 1960).

3- Cursivas en forma parcial: Aún en la Reina Valera 1909 hay palabras en letra redonda con una parte en cursiva (itálicas). En la LBLA sucede lo mismo, por ejemplo en Éxodo 39:3: “cortaron en hilos para entretejerlas”. Las normas actuales consideran toda la palabra en redonda o en cursiva, pero no una combinación de ambas. Aunque claro está que es un uso especial de las cursivas que podría permitirse.

¿Es La Biblia de las Américas más fiel y clara que la Reina Valera?

Acerca de la claridad

Algunos argumentan que la Biblia de las Américas es más clara o exacta en algunos pasajes que la Reina Valera (nuevamente lo comparan con la versión de 1960, que hizo algunos cambios con respecto a la antigua Reina Valera). Podemos decir que determinados sintagmas hebreos, arameos o griegos pueden tener más de una forma de traducción a nuestro idioma. Preferir una u otra forma de traducir, es decir elegir una opción de traducción, no invalida la otra, aunque sí marca un matiz diferente (como lo que mencionamos de Hechos 2:47).

Ejemplo en Génesis 3:6
Algunos dicen que la traducción de La Biblia de las Américas en Génesis 3:6 es correcta respecto a la Reina Valera. La frase que hace LBLA, “que estaba con ella”, es desde luego una buena traducción. Pero Valera 1602 también la tenía, sólo que vinculaba la palabra hebrea con la cláusula siguiente: “y comió con ella”, lo cual es también una traducción posible y literal. Si vamos al caso, la Reina Valera 1960 tampoco deja de traducir esta palabra hebrea: “comió así como ella”. La preposiciónעִם está traducida “así como” lo cual es una traducción posible y literal del hebreo (cf. Gn. 18:23; Sal 73:5). Por lo tanto, se trata de dos opciones de traducción igualmente posibles y legítimas. Ninguna es más literal que la otra. Estas dos opciones se convierten en dos tradiciones de traducción. Es razonable pensar que La Biblia de las Américas optó en estos casos por traducir de manera diferente para diferenciarse de la tradición Reina-Valera. Pero una vez más, no es que sea más literal o “más fiel”.

Ejemplo de Efesios 2:8
LBLA “Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe…”

La traducción de La Biblia de las Américas traduce seguramente así para reflejar el participio del griego, que es perfecto. Lo que ocurre es que está acompañado del verbo “ser” en presente (ἐστε). Es una forma compuesta, así que la traducción del verbo auxiliar es correcta, y la del verbo principal “salvos”, o “salvados” es una opción que traduce también perfectamente el perfecto griego. No creemos que la traducción de la Reina Valera sea inferior en este texto.

Acerca de la fidelidad

No decimos que la Reina Valera sea una traducción perfecta ni inspirada, ni que somos defensores ciegos de una tradición. Pero la Biblia Reina Valera fue la versión que Dios utilizó para evangelizar a todo un continente; fue desde el tiempo de la Reforma la pionera en el idioma español y creemos que Dios puede seguir utilizándola. Casiodoro de Reina decía de la posibilidad de “quien quisiera hacer un trabajo mejor” que el de él, pueda valerse de su traducción de 1569. Esto lo logró Cipriano de Valera en su revisión de 1602. La Biblia Reina Valera ha tenido múltiples revisiones en la historia con aciertos y errores. Pero en la Sociedad Bíblica Trinitaria creemos que la Reina Valera hoy por hoy no es reemplazable, sino que con una revisión fiel, que la adecue a los originales y las normas actuales del español, puede seguir siendo la Biblia de norma para los hispanos.

Acerca de la “precisión”

Es verdad que la Reina Valera tiene un lenguaje característico que le es propio, pero también la Reina Valera tiene una precisión bíblica y teológica. Por ejemplo, el uso de la palabra “concupiscencia” que es irremplazable (aunque LBLA también la emplea en dos ocasiones: en 2 Tesalonicenses 4.5 y 2 Pedro 1:4). El uso de esta palabra, entre otras, da una mayor riqueza conceptual, ligando nuestro discurso actual con todo el caudal de enseñanza que hubo dentro del cristianismo a lo largo de los siglos. Veamos un ejemplo de La Biblias de las Américas donde cambia un conocido versículo para hacerlo más comprensible, pero que a nuestro criterio pierde precisión teológica.

Ejemplo de Juan 1:1
LBLA “En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios.”

Posiblemente el cambio que hace La Biblia de las Américas en la forma verbal se deba a querer hacer “más comprensible” el lenguaje. En todo caso (si esto se consideraba una supuesta mejora), la traducción es menos precisa que la Reina Valera desde el punto de vista de una traducción literal. Primero, porque traduce del mismo verbo, en dos frases consecutivas en el mismo versículo, de dos maneras diferentes; segundo, porque el verbo “estar” en español expresa condición, no un estado permanente. Con esto, abre la puerta a considerar que el Verbo no siempre “había estado” con Dios.

El extraño punto de vista de la Lockman Foundation respecto a los manuscritos

Tomado del sitio web en español de Lockman Foundation (apartado: Principios de Traducción).


“En tiempos recientes se han descubierto una gran cantidad de documentos que iluminan el texto bíblico y aclaran pasajes de difícil comprensión. Hasta la fecha se han descubierto unos cinco mil manuscritos, en su mayoría del texto griego del Nuevo Testamento, que comparados con aproximadamente un centenar que eran conocidos hasta mediados del siglo XVI , marcan una diferencia informativa considerable.”

Una simple lectura de este párrafo, así como lo expresa la Lockman Foundation, daría a entender las siguientes cosas:

  • En el siglo XVI (era de la Reforma) el texto que se usó era minoritario.
  • Que al pasar los siglos se fue descubriendo un texto mayoritario (5.000 manuscritos) que presenta un “diferencia informativa considerable”.

Para cualquier lector que desea un texto bíblico puro, lo más cercano posible al original, estas palabras suenan convincentes. ¿Qué prefieres? ¿Una Biblia basada en pocos manuscritos (de los cuales no hay garantías que sean los indicados) o una Biblia basada en una mayoría textual que nos asegura confiabilidad histórica? Por supuesto cualquier lector amante de la Palabra de Dios diría: “Una Biblia basada en una mayoría textual”.

Lo irónico de la frase de la Lockman Foundation es que justamente presenta la información “de cabeza”. Presenta la información al revés, y los que conocemos del tema textual no podemos menos que sentir perplejidad y asombro ante la falta de sinceridad y de cómo se manipula la información haciendo una declaración ambigua.

Una y otra vez nuestra Sociedad, en todos los idiomas, viene enseñando (junto a otras iglesias e instituciones cristianas que creen en la preservación del Textus Receptus como fuente del Nuevo Testamento) que el Texto Crítico proveniente de Westcott y Hort (cuya ediciones de Nestlé-Aland parten del mismo) es un “texto minoritario”. Es decir que es un texto basado principalmente en los Códices Sinaítico y Vaticano[xi], con una breve participación del Códice Alejandrino y algunos otros. Siempre se supo que el argumento de la Critica Textual fue: “lo más antiguo es mejor”. Entonces, a pesar de ser un “texto minoritario”, ellos argumentaban sobre la “legitimidad de la antigüedad de los textos alejandrinos” (siglo IV y V) frente las copias mayoritarias del Texto Bizantino de fecha más reciente (la mayoría del siglo X, aunque hay más antiguas, incluso referencias anteriores al siglo IV).

Por un lado la Lockman Foundation dice que basan principalmente el Nuevo Testamento de la Biblia de las Américas en la edición 26 de Nestlé-Aland (que proviene del texto minoritario de Westcott y Hort, basados en el Códice Sinaítico y Vaticano), y luego presenta el párrafo mencionado como su trabajo se basara en un texto mayoritario. Esto es curioso en verdad y una desinformación al sincero lector. Hemos demostrado que La Biblia de las Américas “toma prestado” del Textus Receptus en algunas ocasiones (sin especificarlo), pero su fuente principal sigue siendo el texto griego de Nestlé-Aland. Si la analizamos palabra por palabra veremos que sigue de cerca al Texto Crítico en aproximadamente un 99% de su masa textual.

La pregunta que debemos hacernos es: ¿Hubo nuevos descubrimientos textuales luego del siglo XVI?
La respuesta es: sí, los descubrimientos textuales han ido en aumento (cerca de 5.000 manuscritos) pero para sorpresa de los críticos textuales la mayoría de ellos respaldan al Textus Receptus. ¡Un 90% de los 5.000 manuscritos respaldan lecturas del Texto Recibido!

Citamos una frase de uno de los libros de Sociedad Bíblica Trinitaria que trató este tema hace décadas:

“Más de 5,000 de estos manuscritos griegos han sobrevivido hasta hoy. El gran número de estos manuscritos griegos respalda lo que se denomina la tradición textual bizantina, bizantina porque provino de todo el mundo de habla griega de esa época. Estos manuscritos bizantinos conforman lo que se conoce como el Texto Tradicional del Nuevo Testamento. La mejor representación impresa de este tipo de textos bizantinos es el Textus Receptus (o Texto Recibido)” [xii]

Otro argumento falso de la Crítica Textual es hacer creer que el Texto Recibido es solamente la edición de Erasmo de Rotterdan, cosa que hemos demostrado como inexacta en nuestro artículo: ¿Es el Textus Receptus un texto exclusivo de la edición de Erasmo?

(Citamos cerca de 30 editores del Texto Recibido aparte de Erasmo).

Conclusión

Hemos tratado de ser objetivos con el análisis a La Biblia de las Américas. A diferencia de muchas traducciones contemporáneas, es una buena versión de la Biblia, y todo estudiante serio y pastor debería consultarla. Pero creemos que es apresurado llegar a la conclusión que es una traducción “con más precisión” o con más “fidelidad” que la Reina Valera, o que la preferencia de la Reina Valera se deba meramente a una cuestión de “tradición” (como algunos argumentan hoy en día). Es cierto que la Reina Valera constituye una tradición de la traducción de la Biblia, pero esto se debe a su extendido uso que Dios le ha dado a través de los siglos (lo cual La Biblia de las Américas todavía no puede contar).

La revisión de la Reina Valera que estamos preparando íntegramente de los textos recibidos es una traducción lo más literal posible, y hace un uso extensivo de las letras cursivas y un registro elevado (aunque no cultista) del lenguaje, un lenguaje que forma parte del patrimonio léxico y conceptual de creyentes e iglesias en español a lo largo de los siglos, que la liga además al resto de Biblias de la Reforma.


 

REFERENCIAS

[i] Letras utilizadas como auxiliares en la traducción. Se usa este tipo de letra inclinada para indicar que no pertenece al texto fuente desde dónde se traduce. Ver artículo de la Sociedad Bíblica Trinitaria al respecto en nuestro sitio web.

[ii] El Texto Masorético es el texto hebreo conservado por judíos escribas del siglos VII y X de nuestra era en las ciudades de Tiberias y Jerusalén. Su responsabilidad fue hacer copias fidedignas de las escrituras sagradas siguiendo el canon hebreo del Antiguo Testamento. Crearon un sistema de puntuación parta introducir vocales al texto consonántico hebreo. El término hebreo masora significa “tradición”.

[iii] Información proporcionada en el sitio web http://www.lbla.org/lbla/lblaprin.php

[iv] Brooke Foss Westcott (1825–1901) y Fenton John Anthony Hort (1828–1892) fueron los editores del texto crítico, compilado a partir de los códices Sinaítico y Vaticano. Westcott y Hort trabajaron en este texto griego desde 1853 hasta su finalización en 1881.

[v] Defensa del Texto Tradicional John Owen (1616 – 24 Agosto 1683). El contexto más amplio para entender el libro de Owen, es el intento de la Iglesia Romana para socavar y desacreditar la doctrina protestante de la Sola Scriptura señalando las variantes en los manuscritos griegos existentes como prueba de que el Nuevo Testamento griego (TR) era demasiado corrupto para ser considerado autoritario. El objetivo de los papistas era derribar toda la confianza en las Escrituras originales hebreas y griegas para que pudieran volver a establecer la autoridad de su iglesia y la Vulgata Latina y así desbaratar la Reforma; sus medios elegidos para llevar a cabo este fin nefasto fue la disciplina de la crítica textual. Fuente: http://www.chapellibrary.org/files/ebooks/ebtb/OEBPS/Text/section7.xhtml

[vi] LBLA: La Biblia de las Américas.

[vii] RV SBT: Reina Valera revisión de la Sociedad Bíblica Trinitaria. Ver proyecto.

[viii] Comentario bíblico de Matthew Henry. Se considera por muchos como el mejor comentario bíblico devocional.

[ix] An Exposition of I Corinthians By Charles Hodge.

[x] Comentario de Juan Calvino a 1 Timoteo.

[xi] También en el texto de “Nestle-Aland” actual se da claramente preferencia a la transmisión alejandrina con su pequeña minoría de unciales. En la mayoría de los casos se da más peso al conjunto del Sinaítico, Vaticano y los antiguos papiros. Es interesante que en algunos pasajes ya se han reconocido lecturas mayoritarias – pero sólo, en la medida en que se han hallado también en los viejos unciales. Por lo general, el juicio arbitrario de la crítica textual sigue siendo que la

cantidad abrumadora de manuscritos de la tradición textual bizantina “(…) están fuera de consideración para el trabajo de la crítica textual” (La transmisión del texto del Nuevo Testamento y nuestras Biblias de hoy por Rudolf Ebertshäuser).

[xii] Lo que el cristiano actual necesita saber sobre el Nuevo Testamento griego Por G. W. Anderson. Bajar libro.